El arte ha sido mi forma de meditar y expresarme desde que era niña. Me transporta a mi propio universo donde me siento en paz conmigo misma y con mi entorno.

Mi inspiración proviene de los antiguos maestros europeos, más específicamente del renacimiento y el rococó.

Un dibujo de Leonardo Da Vinci, una pintura de Francois Boucher o una catedral gótica pueden hacerme viajar en el tiempo y cautivarme durante horas.

Mi estilo es muy diferente a los grandes maestros que me han guiado en mi carrera, pero me han ayudado a crecer y a entender sus técnicas para así crear mi propia técnica.

En mis bosquejos trato de buscar la belleza que se esconde en objetos comunes a los cuales no prestamos atención en el diario vivir, pero que si nos damos el tiempo para observarlos, encontramos una explosión de colores, historias y mundos completamente diferentes a los cuales podemos viajar para escapar de la realidad por unos segundos

Además de pintar, me gusta fotografiar y observar la naturaleza, los animales, escuchar música barroca y clásica, estudiar idiomas y leer.